• jueves 18 julio 2019

    01-04-2012

    1982 -30 de Marzo/2 de Abril- 2012



     

     1982 -30 DE MARZO/2 DE ABRIL- 2012

    HOY, COMO AYER, NUESTRO COMPROMISO DE SIEMPRE:
    CON EL PUEBLO Y CON LA PATRIA

     

    El 30 de marzo y el 2 de abril se cumplen 30 años de dos acontecimientos centrales de nuestra historia reciente: la MOVILIZACION NACIONAL DE LA CGT CONTRA LA DICTADURA MILITAR y EL INICIO DE LA GUERRA DE MALVINAS.

    Estos dos acontecimientos  -a menudo presentados como disociados entre sí- ofrecen un importantísimo testimonio en común: el compromiso del Movimiento Obrero Organizado en las luchas por la recuperación de la Democracia, la Soberanía Popular y la Soberanía territorial.

     

    El 30 de marzo y el 2 de abril se cumplen 30 años de dos acontecimientos centrales de nuestra historia reciente: la MOVILIZACION NACIONAL DE LA CGT CONTRA LA DICTADURA MILITAR y EL INICIO DE LA GUERRA DE MALVINAS.

     

    Estos dos acontecimientos  -a menudo presentados como disociados entre sí- ofrecen un importantísimo testimonio en común: el compromiso del Movimiento Obrero Organizado en las luchas por la recuperación de la Democracia, la Soberanía Popular y la Soberanía territorial.

     

    El 30 de marzo de 1982 la Confederación General del Trabajo, conducida por SAUL UBALDINI, convocó a todo el pueblo argentino a salir a la calle para decirle BASTA a la dictadura militar. Esa gesta histórica, lejos de constituir un hecho aislado, fue el corolario de la lucha que los trabajadores comenzamos desde el primer minuto de la puesta en marcha del mayor proyecto represivo, antinacional y antipopular, que sufrimos: el mal llamado“PROCESO DE REORGANIZACIÓN NACIONAL”.

     

    Por ello,  por su fuerza simbólica, el 30 de marzo de 1982merece ser recordado como EL DIA QUE LOS ARGENTINOS PERDIMOS EL MIEDO.

     

    Atrás quedaban las grandes huelgas en medio del silencio mediático cómplice de la dictadura; los miles de dirigentes, delegados y militantes populares desaparecidos, encarcelados, perseguidos o despedidos y los intentos de reconstruir el Movimiento Obrero en medio de un clima de represión sin precedentes. Basta recordar la huelga de Luz y Fuerza que costó la desaparición de OSCAR SMITH y 14 delegados; la resistencia al Decreto 385/77 que obligaba a los trabajadores a reafiliarse si querían seguir perteneciendo a su Sindicato, recibiendo como respuesta el respaldo masivo de los trabajadores a sus organizaciones, y el PARO GENERAL del 27 de ABRIL de 1977 convocado por los 25.

     

    En aquel 30 de marzo de 1982 fue asesinado en Mendoza el compañeroBENEDICTO ORTIZ. La muerte en la calle, aun impune, de un hombre desarmado, por reclamar Paz, Pan y Trabajo, resume, mejor que mil palabras, el nivel del compromiso y entrega de los trabajadores.

     

     Horas después, la dictadura  desembarcó en nuestras Islas Malvinas. Y los trabajadores nos enfrentamos inmediatamente con la terrible contradicción que latía en ese acto: el carácter ilegítimo del proceso dictatorial y legítima causa de la soberanía territorial que estaba en juego.

     

    Muchas veces la historia obliga a los pueblos a navegar en aguas turbulentas. Aquella contradicción fue un claro ejemplo de ello. Pero los trabajadores no nos equivocamos: sin dudarlo, levantamos las banderas de la lucha anticolonial sin arriar, por ello, las de la lucha contra la dictadura. 

     

    MALVINAS SI, PROCESO NO, fue la consigna  en consonancia con todo nuestro Pueblo que puso, en aquella encrucijada, lo mejor que tenía: la sangre de sus hijos.

     

    Por ello reducir a la categoría de víctimas a soldados de 18 años, hijos del pueblo, que enfrentaron con las armas en la mano la fuerza de choque del colonialismo británico, es una inaceptable afrenta a nuestros héroes.

     

    Ni la dictadura ni los ingleses: ELLOS TENIAN LA RAZON. Por ello,

    El Movimiento Obrero Argentino le tributa su homenaje y no los olvida.

     

    Hoy, los trabajadores nos encontramos en una coyuntura diferente, donde las luchas del pasado se entroncan con las del presente para encontrarles su sentido y su significado.

     

    En la PROFUNDIZACIÓN del MODELO NACIONAL y  POPULAR iniciado en el 2003 se encuentra la clave para la concreción de nuestras reivindicaciones sectoriales y nacionales. Así  lo dijimos claramente en la histórica movilización  de la CGT, del 29 de abril de 2011,  en la Avenida 9 de Julio.

     

    En nuestro rol de Dirigentes Sindicales, apoyamos profundizar el modelo productivo, corrigiendo sus aristas más conflictivas, realizando los cambios necesarios. Allí encontraremos las mejores perspectivas de seguir avanzando. Nuestro compromiso con este rumbo, asumido desde el primer día, nos legitíma para reclamar lo pendiente.

     

    El dialogo franco entre el Gobierno Nacional y los representantes del Movimiento Obrero Organizado es esencial, imprescindible. Más allá de las naturales controversias que siempre surgen en los procesos de profundas transformaciones como el que estamos protagonizando, si los objetivos son comunes, nunca el árbol puede taparnos el bosque.  

     

    La Soberanía Popular no se reduce al ejercicio del voto. El Pueblo la ejerce efectivamente cuando lucha para que sus reivindicaciones más sentidas, legítimas e incuestionables se satisfagan. La lucha de los pueblos, en un programa popular de transformaciones, jamás  es un obstáculo, es, claramente, el aporte más valioso para su profundización. Ello es así porque esa lucha popular  se constituye en la fortaleza principal para frenar los intentos, de los sectores privilegiados, de abortar todo proyecto que afecte sus intereses.

     

     Las organizaciones sindicales son una de las columnas fundamentales de la Democracia. Y  SON UN INSTRUMENTO INSUSTITUIBLE EN TODO PROCESO DE RECUPERACION DE LA JUSTICIA SOCIAL. Por ello ninguna fuerza sectorial ha sufrido como nosotros, los trabajadores, el rigor de la represión social y de todoslos ensayos antidemocráticos, antinacionales y antipopulares que se han experimentado.

     

    La Soberanía territorial tampoco se reduce a la justicia del reclamo. Se conquista con la movilización organizada de los pueblos. Allí también las Organizaciones Sindicales cumplen un rol estratégico.

     

    La Democracia, la Paz, la Unidad Nacional, la Integración Regional y el compromiso militante de nuestro pueblo son, hoy, las armas de los argentinos para recuperar nuestras Islas Malvinas.

     

    Nuestra larga historia de luchas, la memoria de nuestros caídos  y la legitimidad de nuestros reclamos, avalan nuestra vocación de  dialogo profundo y constructivo, con elgobierno, para debatir una profusa agenda que no debe ser  ignorada, ni minimizada, por nadie.

     

    Ese dialogo, hoy ausente, es, sin embargo, una necesidad insoslayable para continuar, como hasta ahora, profundizando el modelo productivo con Justicia Social pese  a los obstáculos que, desde los intereses concentrados del poder real, y desde la decadente mezquindad de sectores de la oposición política se colocan, cada vez con mayor ensañamiento y capacidad de daño, en la senda de la recuperación nacional.

     

    El camino hacia el futuro se muestra pleno de complejidades. También de esperanzas. La situación es distinta a la que la que soportábamos en 1982 porque, esencialmente, recuperamos la Democracia. Si los argentinos somos coherentes frente a los desafíos del presente; si enarbolamos las banderas del diálogo, la tolerancia, la perseverancia, el coraje y el compromiso ciudadano, recuperaremos definitivamente la Justicia Social, la Libertad Económica y la Soberanía Política. Y en esa dirección  recuperaremos, para nuestro Pueblo y nuestra Nación, la potestad  sobre nuestras Islas Malvinas.

     

     

    ALFREDO FERRARESI y VICTOR CARRICARTE ( FARMACIA)- SERGIO PALAZZO, ANDRÉS CASTILLO Y EDUARDO BERROZPE (BANCARIOS) – OSVALDO IADAROLA (FOETRA) – CARLOS BARBEITO Y RUBÉN LAFUENTE (MOLINEROS) – ERNESTO ARROUGE (FATEL) – VICENTE ÁLVAREZ y JUAN CARLOS MONTENEGRO (PUBLICIDAD) – NESTOR CANTARIÑO ( TELEVISIÓN)- ENRIQUE MARANO (IMPRENTA) – HORACIO GUILINI (SADOP)

     

    Buenos Aires, 30 de Marzo de 2012