• martes 21 mayo 2019

    08-05-2019

    Privilegio y voracidad



    Abril 8 - En consonancia con las palabras de nuestro Secretario General Sergio Palazzo “…mientras los trabajadores pagan impuesto a las ganancias, Mercado Libre tiene privilegios, así como lo tiene al tener disminución de impuestos de los que no pueden gozar las pymes que todos los días cierran, ni hablar de prácticas desleales cuando operan en el sistema financiero sin las mismas regulaciones que tienen los bancos y con trabajadores fuera del convenio bancario y que operan productos financieros. Mientras tanto el BCRA, mira para otro lado…”, reproducimos a continuación el artículo del Dr. Miguel Fernández Pastor.

    Mercado Pago será la primera billetera virtual donde ANSES depositará la AUH

    La voracidad del capital financiero es ilimitada. Hoy el Cronista da cuenta que ANSES lanzará una prueba piloto a partir de junio, con 300 beneficiarios, que consistirá en el depósito de la prestación AUH en una “billetera virtual” a través de Mercado Pago, una empresa cuyo dueño es amigo del presidente y que se ha erigido como el modelo empresarial insignia de la era macrista. ¿Cómo no va a ser la principal empresa argentina si no deja trapisonda sin hacer, con la complicidad de un gobierno que llegó para saquear a los beneficiarios de la seguridad social, en especial a los más pobres?

    Una vez más usan a los más vulnerables –los hijos de los desocupados y de los trabajadores informales que menos ganan- como ratones en un laboratorio para ver si pueden quedarse con el manejo financiero de más de $150.000 millones anuales.

    Si les va bien, seguramente lo ampliarán a las asignaciones familiares de los trabajadores formales, lo que les permitirá duplicar el negocio. Esto es lo que hace siempre el neoliberalismo, esto es lo único que saben hacer los CEOs que nos gobiernan, es hora que entendamos que el neoliberalismo mata.

    Mata el ajuste, mata su desenfreno por las prebendas del Estado y mata por la desprotección en que pone a los más humildes, socavando el entramado social que requiere un estado de derecho.