• martes 18 diciembre 2018

    19-11-2018

    46 años de un histórico abrazo



    El 25 de septiembre de 1970, Juan Domingo Perón, desde el exilio, le escribía a Ricardo Balbín, histórico líder radical opositor a su gobierno.

    "Estimado Compatriota:

    Tanto la Unión Cívica Radical del Pueblo como el Movimiento Nacional Justicialista son fuerzas populares. Sus ideologías y doctrinas son similares y debían haber actuado solidariamente. Nosotros, los dirigentes, somos probablemente los culpables de que no haya sido así. No cometamos el error de hacer persistir un desencuentro injustificado.

    Tanto usted como yo estamos amortizados, casi descarnados. Separados podríamos ser instrumento, juntos y solidariamente unidos no habría fuerza política en el país que pueda con nosotros…ello sería una solución para la Patria y el pueblo argentino".

    Balbín contestó aquella carta en términos similares.

    El 17 de noviembre de 1972 Juan Domingo Perón, retornó a la Argentina acompañado por una fenomenal movilización popular. Dos días después el líder radical lo visitó en su casa de la calle Gaspar Campos en Vicente López.

    Ambos se estrecharon en un histórico abrazo, que hoy ha de llamar a la reflexión a los distintos nucleamientos opositores, frente a un Gobierno que está destruyendo la economía nacional, sujetando la administración de las variables macroeconómicas al Fondo Monetario Internacional.

    Ricardo Balbín había contestado aquella carta de Perón, afirmando:

    "Estoy muy persuadido que la unión de los argentinos es la tarea más importante que nos toca realizar. Muchos años de desencuentros y luchas entre nosotros, cualquiera fuera la legitimidad de nuestras respectivas causas han dado como consecuencia la vulnerabilidad de nuestro país ante los enemigos externos y el estancamiento en el desarrollo interno. Por eso estoy convencido de que todos los esfuerzos que hagamos para superar el pasado y construir el futuro sin resentimiento están encaminados al triunfo”.