• martes 18 diciembre 2018

    04-12-2018

    Derecho a tener derechos



    En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la  Violencia contra la Mujer, el Día Internacional de los Derechos Humanos y el Día de la Restauración de la Democracia en la Argentina, la Secretaría Nacional de Derechos Humanos, Género e Igualdad, realizó una jornada que tuvo como tema de reflexión “Encrucijadas de las democracias en América Latina: los giros a las derechas y sus impactos en la vida de los trabajadores”.

    La apertura del acto estuvo a cargo de nuestro Secretario General Sergio Palazzo, que realizó un descarnado análisis de la situación económica de la Argentina: déficit comercial récord, apertura de importaciones, caída del sistema industrial, cierre de más de 6 mil pymes, siendo las generadoras del 70% del empleo. Desocupación 9,6, subocupación 11%, 37% de argentinos con problemas de empleo. De 11 millones de pobres pasamos a 16. Las políticas de este gobierno impactan directamente sobre el trabajo y las condiciones de los que aún tienen un trabajo registrado.

    Revalorizó el rol de la banca pública destacando que “Los trabajadores bancarios tenemos que hacer una firme defensa de la institución porque existen tres formas de terminar con la banca pública: la privatización, el vaciamiento de contenido y el vaciamiento económico”.

    Invitamos a escuchar el discurso completo, que reproducimos en esta nota.

    Las palabras de bienvenida estuvieron a cargo de la Secretaria de Derechos Humanos, Género e Igualdad Claudia Ormachea que se refirió al motivo de unir en una misma jornada las dos conmemoraciones: representan los dos ejes centrales que la Secretaría a su cargo viene trabajando, construyendo e impulsando la defensa del “derecho a tener derechos”.

    Ormachea fue enfática al afirmar “que estamos luchando por la defensa de los derechos humanos en su integralidad. Porque entendemos que ante tiempos de despojos y de expoliación de los derechos de los trabajadores y las trabajadoras, defender el “derecho a tener derechos” comporta una actitud ética, un ejercicio reflexivo y una práctica política irrenunciable”.

    Seguidamente se realizó la presentación del Acta Acuerdo firmada entre la Asociación Bancaria y la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de La Plata para la realización de un programa de trabajo conjunto denominado Derechos humanos y políticas de género orientadas a la Solución de Problemas. La construcción de espacios laborales libres de violencias.

    El acuerdo firmado entre el Secretario General Sergio Palazzo y la Decana Ana Julia Ramírez, tiene como objetivos capacitar e informar a dirigentes y delegados gremiales y a otros actores sociales que estén comprometidos en la tarea de construir espacios laborales libres de violencia.

    Instalado el panel quedó en uso de la palabra el abogado laboralista y ex Diputado Nacional Dr. Héctor Recalde y planteó el divorcio que existe entre la realidad y la norma. “Tenemos que pelear en dos instancias…, si uno viera fríamente la legislación laboral argentina la mujer está en igualdad de condiciones del hombre, en cambio la realidad dice todo lo contrario hay una discriminación de facto absolutamente en contra de los intereses de la mujer. Por eso  uno suele decir ahora, ampliando los objetivos  que uno es argentino, democrático, peronista y feminista”. Hizo un llamado a recuperar la memoria histórica del movimiento obrero y a militar siempre. “Yo soy ex de muchas cosas, tengo un curriculm enorme porque tengo muchos años pero de lo que nunca voy a ser ex es de militante”, concluyó.

    A continuación el abogado, gerentólogo y ex legislador de la Ciudad de Buenos Aires Eugenio Semino aseguró que “Vivir entre miedos genera terribles resultados, nos trivializa y genera violencia y a veces una mala traducción de esa violencia se convierte en hablar de inseguridad. En gerontología decimos que esa inseguridad, el acto criminal, es producto de la falta de seguridad social”. Indicó que la seguridad social tiene tres columnas: el trabajo y la previsión, la salud y la educación.

    Por su parte la  doctora en Ciencias Sociales y Directora del Centro de Innovación de los Trabajadores (Umet-Conicet) y del Observatorio de las Elites Argentina (Unsam) Ana Castellani, haciendo referencia a su trabajo Elites y captura de la decisión pública. Lobbies, puerta giratoria y conflictos de interés en el gobierno de Cambiemos  durante los años 2015 a 2018, señaló que el gabinete inicial de Macri revela un peso inédito de dirigentes de las grandes corporaciones del empresariado argentino. Estos dirigentes corporativos alcanzan un 10,9% en el conjunto del gabinete y, a diferencia de los CEOs, extendidos por todo el gabinete, se concentran selectivamente en sus áreas de influencia sectorial: agroindustria (32,5%) y producción (25%)”.

    Por último fue el turno de la antropóloga y asidua visitante de la Bancaria, Rita Segato, profesora emérita de la Universidad de Brasilia. Colocó en discusión por qué se votaron gobiernos como éstos, en Brasil, en Argentina. Se pregunta si no será que siempre la gente adhirió a la idea de un estado como empresa, sólo que adhirió a ciertas formas progresistas de estado cuando esa empresa estatal pudo funcionar bien, por ejemplo en el peronismo, estábamos en gran afluencia económica por las guerras. La Argentina votó por una empresa. Cuando uno escucha a los ministros es clarísimo que hablan como Ceo´s. La Nación es una empresa. ¿Por qué la ciudadanía no tiene la noción de un bien común? ¿Por qué proyectos estatales, políticas públicas, escuelas, sindicatos no han logrado construir con la fuerza necesaria en la población ideas de bien común?

    “Para mí ha habido una gran confluencia de los deseos, metas y formas de simbolización de la riqueza extrema y de la pobreza extrema. La riqueza no es burguesa. Seguir hablando de burguesía-proletariado es un discurso sumamente pobre para definir el presente. La riqueza no está más acompañada de los valores de una clase que fue la dueña de los medios de producción. La riqueza es sólo riqueza con una teología de la riqueza... El discurso moral no tiene destinatario. Fíjense en el caso Lucía, ese discurso fue absolutamente inocuo. Discurso moral, teología de la compasión, bien común, protección. Cuando uno la enuncia percibe que a los interlocutores no los toca”.

    Aseguró que “Hay dos clases extremas que son la clase extrema de la riqueza, sin ideario burgués. Se vio en el Colón. Macri nunca vio una obra de arte. Fue una herejía de la danza y de la música. La clase más rica y la clase más pobre tienen las mismas metas de consumo, que son las marcas. El proyecto de ambas es la extinción”.

    Hay una clase en el medio que es la ilustrada que tiene un proyecto histórico burgués y pequeño burgués, algún grado de educación e ilustración, atacada por el fuego de esas dos clases. Aseveró “la clase más pobre nos detesta por nuestra hipocresía. Hubo un enriquecimiento de la clase intermedia que se benefició, que participó y una clase tanto en Argentina como en Brasil, quizás más en Brasil, que no fue tocada, que recibió mínimamente una beneficencia del Estado, a la que llamamos política pública. La clase rica nos odia y yo veo un arco de alianza que se lee en la votación”.

    Reflexionó, entre otras cosas, sobre las formas de violencias de las que son víctimas las mujeres en la gran mayoría de los países de Latinoamérica.

    Segato cerró con una anécdota vivida en uno de sus viajes, donde explica que “la definición que he escuchado en mis veinticinco años de feminismo y de trabajo sobre el tema de la violencia, me la dio un jefe de la policía de El Salvador –en un trabajo que me encargó la propia policía de El Salvador–, un Jefe de la policía me esperó en un corredor y me dijo: “que la mujer del mañana no sea el hombre que estamos dejando atrás”.