13
Miércoles, Diciembre,2017

SITIO WEB OFICIAL DE LA ASOCIACIÓN BANCARIA

Sidebar

Noticias


La Corriente Federal, las dos CTA y gremios de la CGT se movilizarán contra el proyecto del Gobierno

Un frente común contra la reforma laboral

El anuncio se hizo ayer luego de un encuentro en el que participó Pablo Moyano, secretario gremial de la CGT, quien afirmó que se sumarán “otros sindicatos que integran el consejo directivo” de la central obrera. La marcha se realizará la semana próxima.

Por Laura Vales

21 de noviembre

Los gremios de la Corriente Federal que lidera Sergio Palazzo, junto a Pablo Moyano y las dos CTA anunciaron una marcha al Congreso contra la reforma laboral. Así lo confirmaron ayer, al término de un encuentro de la Corriente Federal que tuvo como condimento principal la presencia del líder del sindicato de los Camioneros y secretario gremial de la CGT. Pablo Moyano aseguró que van a movilizarse contra las reformas impulsadas por el gobierno y anticipó que también lo harán “otros sindicatos que integran el consejo directivo” de la central obrera. La marcha será la semana próxima, en un día todavía a fijar.

La decisión de salir a la calle de la Corriente Federal –que integra la CGT pero no forma parte de su conducción– era algo que se daba por descontado. También la de las CTA de Hugo Yasky y Pablo Micheli. Sin embargo, el acuerdo para manifestarse en un frente común contra el recorte de derechos laborales y sobre todo la participación de Camioneros le da otra dimensión al rechazo sindical. También pone en cuestión cuáles son los alcances del apoyo que el triunvirato cegetista le dio al proyecto de ley de reforma, luego de negociar con el gobierno una serie de modificaciones al texto del Poder Ejecutivo, que morigeraron su poder de daño inicial.

Moyano criticó este aval dado por el triunvirato: “Por más que algunos dirigentes hayan dicho que hay un acuerdo, somos muchos los dirigentes y muchísimos los trabajadores que no lo estamos, porque la reforma va a traer despidos y congelamiento de los salarios”, declaró junto a Palazzo. “Nos comprometemos desde la secretaría gremial de la CGT para hacer una gran marcha, con un montón de organizaciones que no estamos de acuerdo con lo que se ha firmado. No solamente Camioneros, sino muchos gremios que conforman el Consejo Directivo de la CGT vamos a estar en la calle”. 

Las críticas formuladas al proyecto son las siguientes:

La reforma abarata las indemnizaciones por despido, al excluir de su base de cálculo el aguinaldo y los bonos. Esto licúa su poder disuasorio.

Insiste en el fraude laboral de las pasantías, que convierten al empleo joven en precario.

Limita el principio de irrenunciabilidad de derechos adquiridos, facilitando que los trabajadores sean presionados para ceder mejoras.

Elimina la corresponsabilidad de las empresas que tercerizan, lo que afecta tanto a derechos de los empleados como al modelo sindical por actividad.

Permite la creación de fondos de despido a costa del trabajador.

Los sectores que acordaron la marcha venían hablando desde hace tiempo de la necesidad de cerrar filas. La ofensiva de Cambiemos tras su triunfo en las elecciones legislativas de octubre precipitó en una semana lo que meses de intentos de acercamiento no habían logrado, un reacomodamiento del mundo sindical que habrá que ver si fragua y hasta dónde llega.

Durante fin de semana, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, buscó echarle agua fría a estas expectativas, al remarcar que otro integrante de los Moyano –Hugo, el hijo abogado del ex titular de la CGT– participó de las negociaciones con el gobierno. Y aunque no lo agregó, es público que entre los cambios que se hicieron a la ley hubo uno clave en favor de Camioneros, ya que el gobierno sacó al transporte de cargas del listado de actividades en las que las empresas podrán tercerizar sin ser responsables solidarias. Esto quitaba la posibilidad de afiliar a Camioneros a los choferes que trabajan para otros rubros, por ejemplo el de Comercio.

Al anunciar la movilización, ayer Sergio Palazzo consideró que se ha llegado a “un punto de inflexión”. “Este es un gobierno que primero atacó a los trabajadores formales en las paritarias del año pasado, con acuerdos salariales por debajo de la inflación. Hoy ataca a los sectores más desprotegidos con el cambio del cálculo del haber jubilatorio, que también afectará a los beneficiarios de planes sociales y de la asignación universal por hijo. Y parece ser que el próximo año lo que le queda es ir inclusive por los propios planes sociales y la comida de los argentinos. Así que se hace necesario crear una unidad en la acción: aún teniendo algunas diferencias con algunos sectores, nos une la necesidad imperiosa de confrontar con un modelo político, económico y social que agrede a los trabajadores”, señaló el titular de la Corriente Federal.

El lugar del anuncio fue el camping del Sindicato de Farmacia en Luján, donde la Corriente Federal realizó un plenario de 1200 delegados. Durante la jornada, los participantes analizaron, repartidos en tres comisiones, los proyectos de reforma laboral, previsional y el pacto fiscal en base a una serie de informes de los equipos técnicos de la CF. Al encuentro fueron invitados dirigentes de otros sectores sindicales y figuras políticas.

Un repaso rápido de algunos de los que se acercaron al encuentro incluye a Hugo Yasky, Daniel Catalano (ATE Capital), Eduardo López (Ctera-UTE), todos ellos de la CTA de los Argentinos. Jorge Cardelli (Federación Nacional Docente), Rubén Ruiz (APJ-Gas) y Ximena Rattoni se acercaron en representación de la CTA Autónoma que conduce Pablo Micheli. Entre los dirigentes de la CF estuvieron Víctor Carricarte (Farmacia), Héctor Amichetti (Federación Gráfica), Walter Correa (Curtidores), Vanesa Siley (Sitraju, judiciales). También hubo comisiones internas de gremios cegetistas y los dirigentes políticos Jorge Taiana, Héctor Recalde y Carlos Tomada.

La movilización al Congreso no tiene todavía fecha porque no está claro cuándo comenzará el tratamiento de la reforma, pero fuentes gremiales aseguraron que será en el curso de la semana que viene. Además, algunos dirigentes hablan de la necesidad de pedirle audiencias a los bloques parlamentarios para ir a exponer sus posiciones, ya que para alcanzar el número necesario para su sanción, Cambiemos deberá conseguir los votos de parte del peronismo. Como punta de lanza del PJ más proclive a dar sus votos a Cambiemos, Miguel Angel Pichetto, titular del bloque de senadores del PJ, está supeditando su visto bueno a que el triunvirato que conduce la CGT, integrado por Carlos Acuña, Juan Carlos Schmid y Héctor Daer, se presente a defender el proyecto al Congreso. Será difícil que abra la puerta a unos mientras se la cierra a otros.

 

La intención es también sumar a la protesta a los movimientos sociales (ayer en Luján hubo referentes de la CTEP, pero no quedó claro si se acercaron de manera formal), a las organizaciones de otras cooperativas de trabajo y fábricas recuperadas. Los partidos de izquierda y sus comisiones internas ya hicieron un corte en el Obelisco apenas se anunció el acuerdo de Triaca con la CGT y es tradición que se sumen a cuestiones de esta magnitud, marchando con una columna diferenciada.


Al Congreso

El sindicalismo K y Pablo Moyano marcharán juntos contra la reforma laboral

Tildan de regresiva a la iniciativa impulsada por el Gobierno.  La CTA de Pablo Micheli también rechaza la norma.

Pablo Maredei

21 de noviembre

Los gremios que rechazan la reforma laboral tuvieron un primer capítulo de resistencia mancomunada en un encuentro realizado ayer en el predio de los farmacéuticos en Luján: la Corriente Federal de Trabajadores, que lidera el bancario Sergio Palazzo, convocó a una jornada debate de la que participaron Pablo Moyano (CGT) y Hugo Yasky (CTA de los Trabajadores), entre otros tantos dirigentes.

En nombre de la CTA Autónoma, que conduce Pablo Micheli, habló Rubén Ruíz (Gas). Del arco político estuvieron los cristinistas Jorge Taiana y Héctor Recalde.

Se volverán a reunir hoy o mañana para definir qué día de la próxima semana marcharán al Congreso: podría ser el mismo día en que se debata la reforma en el recinto.

Los dirigentes Yasky y Micheli están invitados este 23 y 24 al encuentro que organiza el Papa en el Vaticano con sindicatos de todo el mundo. Varios dirigentes cegetistas ya están allí.

Micheli comentó a este diario que tiene "una contradicción entre desairar al Papa no yendo mientras que acá se está con esta situación". Desde el entorno de Yasky comentaron a Clarín que ya desistió de ir.

Volviendo a Luján, el día lluvioso no acompañó ya que todo estaba preparado para una jornada al aire libre pero no hubo caso: el temporal no cedió y todos terminaron apiñados en un salón. Finalizado el cónclave emitieron un documento bajo el título "Soberanía de las Corporaciones o soberanía nacional en defensa de los derechos de los trabajadores" en el que hablan de "una hora difícil para los trabajadores".

Tildan de "regresivas" a las reformas laboral, fiscal y previsional. Y detallan que hubo "un diálogo formal pero oscuro, donde a pesar de ciertas modificaciones se mantuvo su dirección: asegurar más beneficios a los grandes empresarios y garantizar el pago de intereses a una deuda pública creciente".

También señalaron la "sustracción de recursos/derechos a los jubilados y a los trabajadores con o sin empleo formal".

Entienden que de aprobarse el proyecto laboral se "aumenta la discrecionalidad y arbitrariedad patronal" y que se "desplaza el principio de irrenunciabilidad de derechos establecidos por el artículo 12 de la Ley de Contrato de Trabajo, promoviendo la renuncia de derechos esenciales". También fustigan "el fraude de las pasantías" y rechazan la reducción en el cálculo de las indemnizaciones.

Pablo Moyano solo participó al inicio del encuentro y se aseguró de dejar antes de su retirada temprana un apoyo contundente: "Nos comprometemos desde la secretaría gremial de la CGT junto a muchos gremios que están en la CGT a acompañar la movilización".

Ya en el cónclave los discursos más duros corrieron por cuenta de Palazzo y Yasky, ambos enrolados en el kirchnerismo. Por ejemplo, el bancario apuntó: "Esto no es una reforma laboral, sino un sometimiento laboral. Este acto de hoy debe ser un punto de inflexión político y sindical". Otra: "Si los dirigentes se olvidaron de los jubilados, la Corriente Federal, no". Y cerró: "El enemigo está sentado en Balcarce 50".

En tanto el docente apuntó contra sus pares: "Necesitamos redefinir el movimiento sindical y recuperar conquistas históricas de 1943 por eso decimos no a los dirigentes que se venden por dos monedas. Debemos conformar una CGT en la lucha y la unidad; y este es el bautismo de fuego".

 

Para Micheli, consultado por este diario, su posición es: "Es cierto que el texto que ingreso al Gobierno es un poco más light que el original, no obstante sostengo que el Gobierno puso a la venta un Renault 12 hecho pelota a $300.000 y la CGT lo terminó comprando a $250.000".


LA NACIÓN

Pablo Moyano activa una movilización en contra del Gobierno

Será la semana que viene en rechazo del proyecto oficial; adhieren las CTA

MARTES 21 DE NOVIEMBRE DE 2017

Nicolás Balinotti

Pablo Moyano escenificó ayer su distanciamiento del triunvirato de mando de la CGT al oficializar en un acto de la Corriente Federal la construcción de un polo de sesgo opositor para rechazar el proyecto de ley de reforma laboral, que comenzará a debatirse mañana en el Senado.

"Nos comprometimos desde la secretaría gremial de la CGT junto a muchos gremios acompañar la movilización en contra de la reforma laboral", dijo ayer el hijo de Hugo Moyano durante un encuentro de la Corriente Federal, el espacio que lidera el bancario Sergio Palazzo. Así, se profundizó la grieta interna en la central obrera peronista.

La protesta será frente al Congreso y la fecha estará sujeta a los plazos de debate del proyecto oficial. Pero podría ser el miércoles o jueves próximos. Adherirán también a la marcha las dos vertientes de la CTA, movimientos sociales, la izquierda sindical, agrupaciones de pymes y cooperativistas.

"No estamos dispuestos a tercerizar la voluntad de lucha detrás de un pacto que les quita derechos a los trabajadores y castiga a los jubilados", señaló Palazzo, que cuestionó el rol acuerdista del triunvirato cegetista.

Hugo Yasky, jefe de una de las dos CTA, participó ayer también en el camping del sindicato de Farmacia. "Queremos que llegue el día en el que podamos volver a la CGT combativa. Hoy abonamos ese camino desde la unidad con los que luchan y no entregan a los trabajadores", dijo el docente.

Yasky se bajó del viaje al Vaticano junto con la CGT y se quedará en Buenos Aires para mantener reuniones con los senadores e intentar convencerlos de que no avalen la iniciativa laboral que impulsa la Casa Rosada. Pablo Micheli, su par de la CTA Autónoma, definirá hoy si viaja a Roma a la cumbre con el Papa, pero ya dio por garantizada su presencia en la marcha en contra de la reforma.

Sin participación en las negociaciones con el Gobierno a pesar de ser el secretario gremial de la CGT, Pablo Moyano se mueve desde hace rato de manera autónoma en la central obrera. Para el triunvirato, su postura es "inflexible" y lo asumen como un dirigente "impredecible".

La estrategia del referente camionero es avanzar en la construcción de una corriente similar al legendario Movimiento de los Trabajadores Argentinos (MTA), que su padre lideró en los años de Carlos Menem presidente.

 

En esa línea van sus críticas al proyecto de reforma laboral, que comparó con la iniciativa que se trató durante la presidencia del radical Fernando de la Rúa. "No vamos a permitir otra Banelco y daremos lucha en la calle", advirtió hace unos días Moyano, en referencia al supuesto pago de sobornos que aceleró la caída de De la Rúa.


Moyano y Palazzo anuncian movilización contra la reforma laboral

El camionero y el bancario se diferencian de la cúpula de la CGT. Armaron un frente común con las CTA, cooperativas y movimientos sociales contra la reforma laboral

Agustín Alvarez Rey / @alvarezrey

Martes 21 de Noviembre de 2017

Pablo Moyano, secretario Gremial de la CGT y secretario Adjunto del sindicato de Camioneros, junto a Sergio Palazzo, secretario General de los bancarios y referente de la Corriente Federal de los Trabajadores, acordaron junto con las dos CTA movilizar al Senado el día que se trate la reforma laboral.

El anuncio que se realizó este lunes durante un plenario que se llevó a cabo en Luján fue el corolario de lo que el propio Moyano había expresado en la sede de la CGT el miércoles pasado junto a los movimientos sociales  y al legislador cercano al Papa, Gustavo Vera.

Lo que sucedió  en lo que los sindicalistas llamaron “Encuentro Militante por la Soberanía Nacional y Popular” fue leído como el intento de reedición del Movimiento de Trabajadores Argentinos (MTA) que catapultó a Hugo Moyano a la cima del sindicalismo argentino durante la década del 90.

La intención de Palazzo y Moyano de reeditar el MTA no es una novedad. Poco después de la unificación de la CGT y al compás de la decisión del Triunvirato de no enfrentar al Gobierno la idea de rearmar el MTA se puso sobre la mesa.

A esta hora lo que hace ruido en el ambiente sindical es que el titular del Sindicato de Choferes de Camiones (SiChoCa), Hugo Moyano (h), no sólo fue consultado por el ministerio de Trabajo sino que también participó de la redacción.

Más allá de esto, los apellidos que encabezarán la pelea contra el Gobierno para frenar la reforma laboral son además de Moyano y Palazzo, Hugo Yasky y Pablo Micheli.

 

Desde el entorno de los sindicalistas detallaron que se realizará una reunión de una multisectorial que será la que defina el día de la movilización y los pasos a seguir.   


POLÍTICA

POR MARIANO MARTÍN.- martes 21 de Noviembre de 2017

Moyano rearma MTA preventivo para marchar contra la reforma

La movilización se hará el día de su tratamiento en el Senado. Ecléctica alianza del camionero con el kirchnerismo para resguardarse.

La reforma laboral que impulsa el Gobierno agilizó la formación de un bloque sindical opositor que se movilizará la semana que viene al Congreso en contra del proyecto, el día de su tratamiento en el Senado. Como principales referentes figuran el camionero Pablo Moyano, secretario gremial de la CGT, y el bancario Sergio Palazzo, que ayer acordaron pautar acciones de protesta junto con las dos CTA y otras expresiones sindicales, políticas y sociales disidentes. Se trata, para sus organizadores, de una suerte de reedición del Movimiento de Trabajadores Argentinos (MTA) que en los '90 catapultó a Hugo Moyano como referente del gremialismo opositor a Carlos Menem, con la salvedad de que por ahora el líder sindical permanece sin mostrarse.

El acuerdo quedó plasmado en un documento que ayer convalidaron los dirigentes tras una reunión en un camping en Luján bajo la denominación de "Encuentro Militante por la Soberanía Nacional y Popular". El eje era la Corriente Federal sindical, con Palazzo como principal figura. Moyano asistió como invitado y concentró la atención: durante el fin de semana había anunciado su intención de motorizar protestas contra la reforma laboral y el domingo el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, le contestó que tanto su padre, Hugo, como uno de sus hermanos, Hugo Antonio, habían formado parte de las negociaciones por ese proyecto de ley.

Incluso después del encuentro de ayer persistían las dudas sobre el real alcance del espacio opositor y el involucramiento de los Moyano. Cerca del líder de la familia reconocieron que estuvo al tanto de todas las tratativas entre el Gobierno y la CGT por la reforma laboral, y que incluso su hijo abogado, en línea con lo que declaró Triaca, tuvo incidencia en el texto final al modificar un artículo que consagra la tercerización en varias actividades. Sin embargo, también es habitual que Pablo sostenga actitudes rupturistas incluso en momentos en que su padre mantiene conversaciones más reservadas con el Gobierno en general y con Mauricio Macri en particular.

En ese contexto de ambigüedad calculada, los principales colaboradores de Moyano reconocen que sus posiciones dependen de muchos factores más que el mero resultado del debate parlamentario sobre la normativa laboral. Por caso permanece irresuelta la crisis en la empresa postal OCA, la principal dadora de trabajo para el gremio de Camioneros en el sector privado.

También sobrevuela en el ámbito gremial la inquietud por una eventual aceleración de causas judiciales con origen en el fuero federal como las que en el primer semestre del año desembocaron en oleadas de allanamientos que golpearon tanto a Moyano como a Luis Barrionuevo y al triunviro de CGT Carlos Acuña, entre otros. En este aspecto fue sintomático que días atrás Pablo Moyano dijera que "sería un honor" terminar preso en la gestión de Macri.

El nuevo escenario comenzó a perfilar una alianza ecléctica. Junto a Moyano y Palazzo, que durante el año construyeron un entendimiento que amagaba con posicionar al bancario como posible líder de una nueva versión de la CGT, aparecen dirigentes sindicales y políticos ligados al kirchnerismo. De hecho tres de los gremialistas que participaron ayer del encuentro fueron electos diputados por Unidad Ciudadana: Hugo Yasky, líder de una de las fracciones de la CTA, Vanesa Siley (judiciales de Sitraju) y el curtidor Walter Correa, ambos de la Corriente Federal. También estuvo ayer Jorge Taiana, excandidato a senador en la fórmula que encabezó Cristina de Kirchner.

Además estuvieron Horacio Ghilini, de los docentes privados de SADOP y uno de los referentes del MTA de los '90; Héctor Amichetti (de la Federación Gráfica Bonaerense); Pablo Biró (Asociación de Pilotos, APLA), y Víctor Carricarte, jefe del gremio de empleados de farmacias y anfitrión del encuentro.

Para el frente que impulsan los disidentes se prevé la adhesión de buena parte de los sindicatos aeronáuticos que mantienen un extenso conflicto con el Gobierno y los directivos de Aerolíneas Argentinas y Austral por una paritaria sin resolver, así como organizaciones sociales y de cooperativistas con las que el hijo de Moyano mantuvo una reunión días atrás, y filiales sindicales del interior del país que el propio dirigente camionero se encargó de recorrer durante el año.

"Tal como lo anticipó, tras las elecciones de octubre el presidente (Mauricio) Macri promueve reformas regresivas ('permanentes', las denomina) en materia tributaria, previsional y laboral, que integran una nueva etapa del ajuste que emprendiera en diciembre de 2015", señala el documento final. Y agrega sobre la negociación con la CGT que "para hacerlo, junto con todo tipo de presiones desplegó un diálogo formal pero oscuro". 

.