Noticias

Marzo 27 - Nuestro Secretario GeneralSergio Palazzo participó de la charla “El Movimiento Obrero frente al ajuste”.

 

El debate fue organizado por el legislador porteño Gustavo Vera y se realizó a las 12 en el salón Juan Domingo Perón de la Legislatura, que está ubicada en Perú al 160. Participaron también el Secretario Gremial de la CGT y Secretario General de los Camioneros Pablo Moyano, junto al  dirigente de la CTA Autónoma Pablo Micheli

 

En la oportunidad el  Cro. Palazzo, señaló

 

“La cara más visible del ajuste será siempre la pérdida de puestos de trabajo y la pérdida del poder adquisitivo del salario como condicionante de lo que ellos denominan el mercado laboral y como condicionante precisamente de ese ajuste… hay un reconocimiento oficial de casi 200 mil empleos que se perdieron en el primer año de gestión de este gobierno y que implica por cada puesto formal entre dos y tres puestos informales que se pierden.

 

En segundo término está  la pérdida del poder adquisitivo de acuerdo a los salarios y entre el 4 y el 10% que se perdió en el 2016 a manos de la inflación.

 

También hay otras caras que tiene la realidad y que me parecen importantes y que el movimiento obrero tiene que empezar a bucear y mirar.

 

Una de ellas tiene que ver con el avance tecnológico, la robotización, la sistematización de procesos que afectan las fuentes de trabajo. Uno de esos casos lo hablábamos con Pablo Moyano que tiene que ver con la distribución de los resúmenes de tarjetas de crédito, enviados por sistema hoy, que lo hace el Banco Central. Todas cuestiones que tienden a que haya un de trabajadores, de sus puestos de trabajo, que no sólo van a impactar en el sistema sino también van a tener un impacto en la formación profesional de los trabajadores …

 

Otra de las caras tiene que ver con el derecho laboral de los trabajadores. Sin duda que la batería de medidas que el gobierno pretenden implementar a partir de un nuevo proceso de flexibilización laboral, tal cual los proyectos de empleo joven, o desgravaciones impositivas a las empresas, no para generar empleos a los trabajadores que no lo tienen o mejorar las condiciones de trabajo de quienes tienen empleo. Decididamente lo que hacen es generar más rentabilidad a las empresas en detrimento de los trabajadores… Nada nuevo están inventando con estos proyectos. Son los mismos que en los 90 llevaron a una desocupación récord en la Argentina y a la precarización laboral más absoluta..

 

Otro punto, estratégico a considerar,  es el de la fragmentación social  y política que debilita  los movimientos nacionales y populares que puedan confrontar con este modelo político, económico y social bajo estas circunstancias. Cuando la brecha de los más ricos con los más pobres se hace cada vez más grande en el mundo y particularmente en Argentina … esa fragmentación va en contra de la posibilidad de una oposición fuerte... Claramente en la Argentina hay una transferencia de recursos muy grande cuando el gobierno decide como primera medida desfinanciar sus propias arcas negándose a percibir lo que se cobraba por retenciones tanto a los exportadores como a las mineras.

 

A partir de ahí el gobierno busca fragmentar las luchas, fragmentar al movimiento obrero, dividirlo, estigmatizarlo porque combate las políticas neoliberales del gobierno. Promueve que los trabajadores busquen una salida individual ante sus problemas, cuando, como sabemos,la solución de los problemas del conjunto de trabajadores pasa precisamente por lo colectivo.

 

Por eso, se hace absolutamente necesario de que exista de parte del movimiento obrero la responsabilidad suficiente para entender que la hora implica convertirse en el articulador social de la protesta en la Argentina.

 

Digo esto, porque habida cuenta de la diáspora política que existe en la oposición producto a veces de las propias internas de los partidos, que son absolutamente naturales, producto a veces de un prolongado sistema de paralización y autocrítica o análisis de que por qué se perdió la elección y no avanzar en las causas en las que se perdió y profundizar una discusión y una pelea para recobrar los espacios populares, me parece que en este sentido quien puede convertirse en articulador de la protesta social para confrontar con cierta eficacia este modelo político, económico y social a ese espacio está llamado el movimiento obrero argentino.

 

En esto creo que hay que terminar con el egoísmo que tenemos los dirigentes y particularmente los dirigentes sindicales. Hay que buscar confluir en algo que al movimiento obrero le está faltando hace tiempo,  producir una propuesta. Sostengo desde hace mucho tiempo que el peor proyecto de nuestro movimiento obrero consagrado con la saga intelectual de los trabajadores siempre va a ser mejor que el mejor de los proyectos que le compren a Harvard a Oxford….

 

Por eso se hace absolutamente necesario que el movimiento obrero, desprendido del gobierno, convoque a todos los sectores para elaborar una propuesta y un programa. Después los acuerdos políticos son más fáciles y no terminamos entrampados en  que somos el brazo político de tal o cual partido, de tal o cual interna. Si tenemos un proyecto es más fácil acompañar a quienes expreses la voluntad de llevar adelante el proyecto del movimiento obrero.

 

Quiero terminar diciendo que nosotros tenemos por delante una fecha importante, la del 6 de abril, en el caso de los gremios que estamos adheridos a la CGT. Sé de la pelea que está dando Pablo, la cual suscribo y acompaño, cuando a veces plantee endurecer la situación de la CGT con este gobierno. Uno puede discutir con gobiernos populares, a pesar de las diferencias que puedan haber a nivel ideológico…Lo que no podemos es tener “medias tintas” con un gobierno que vino por los derechos de los trabajadores…

 

Acá se habla hace tiempo de una grieta. Pareciera ser que la grieta la ponen aquellos que no quisieran abandonar los privilegios maravillosos que les está dando este gobierno al sector concentrado de la economía y particularmente a algunos sectores de los medios... Es cierto que en la sociedad argentina hay una grieta. Desde los 200 años de la independencia argentina existe. Esa grieta entre los que nos oprimen y los que nos tenemos que defender…

 

Por eso, humildemente convoco a que todos participemos y que ese paro del día 6 sea contundente. No es un paro para desestabilizar a nadie. Tampoco es un paro, como dicen algunos que deberíamos garantizar la gobernabilidad. La gobernabilidad la tiene que garantizar el que gana la elección y quien gana la elección gana para resolverle los problemas a la sociedad porque para eso tenía una alternativa y no para generar un nuevo problema como se le están generando hoy a la sociedad argentina y particularmente a los trabajadores.

 

Tenemos diferencias con algunos compañeros del Consejo Directivo de la CGT, la Corriente Federal y Pablo también ha expresado sus diferencias, pero saben qué, el lugar en que tiene que bregar el movimiento obrero es en una CGT única. Nos venden el paradigma de que en lo individual está la respuesta a nuestros problemas y la solución. Les va a ir bien si son buenos empleados, les va a ir bien si negocian. Pero saben qué, el sector empresario para resolver su crisis no hace eso. Fusionan sus empresas y las hacen más poderosas para tener posiciones dominantes en los mercados. ¿Por qué los trabajadores tendríamos que comprarnos el discurso patronal que solos nos va a ir mejor?

 

Mientras más crisis, más unidad, más debate, más acción en la lucha. No existe otro camino con un gobierno de derecha que vino a quitarnos nuestros derechos que confrontar y en esa confrontación el movimiento obrero tiene que ser el articulador de la protesta social para recuperar desde el movimiento obrero y desde los trabajadores gobiernos nacionales con los cuales podamos discutir políticas nacionales que privilegien el transporte argentino, la banca argentina, la industria nacional… 


28 de marzo

Convocados por el legislador Gustavo Vera, tres de los principales referentes del mundo sindical más críticos al Gobierno prometieron ayer una paro contundente el próximo 6 de abril. Pablo Moyano (Camioneros), Sergio Palazzo (Bancarios) (foto) y Pablo Micheli (secretario general CTA Autónoma), se reunieron en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires en una charla organizada por Vera, un dirigente cercano al papa Francisco y que se encuentra en conversaciones con sectores del PJ porteño para armar un frente. “El 6 de abril no va a volar ni una pluma”, arrancó Micheli. “Va a ser un paro histórico”, se sumó Moyano. Mientras Palazzo lo resumió como “contundente”. Lo tres adelantaron su participación activa de la protesta convocada por la CGT y coincidieron en resaltar que “no es una medida golpista ni para desestabilizar al Gobierno”. Ante un salón colmado, con nutrida presencia de sindicalistas de otros sectores, también coincidieron en hacer una convocatoria a la unidad de los trabajadores para conseguir “un cambio de fondo” en sus derechos. Micheli, además, los invitó a participar de la movilización de la CTA convocada para este jueves. “Están invitados a venir. Los reclamos van a ser los mismos que los del 6 de abril”, tiró. Desde la primera fila también siguió la exposición el ex intendente de La Matanza y presidente del PJ bonaerense, Fernando Espinoza.

.