• viernes 19 julio 2019

    12-04-2019

    La gran huelga de 1959



    Tras una exitosa huelga realizada en 1958, en 1959 se produce otra huelga general bancaria. Se prolongó por 69 días e involucró a los 90 mil bancarios que, entonces, trabajaban en el sistema financiero y también a los trabajadores del seguro.

    Las causas de la medida radicaban en el rechazo del Ministerio del Trabajo a otorgar un aumento de emergencia y a la negativa de la banca oficial a participar de las negociaciones paritarias en las que se discutía las mejoras de condiciones laborales, desconociendo en los hechos el Convenio obtenido en 1958, también mediante una prolongada huelga. Las patronales privadas sostuvieron, entonces que para el funcionamiento de la paritaria era imprescindible la participación de la banca pública.

    Decenas de miles de bancarios fueron protagonistas. Se movilizaron y sufrieron una dura represión policial que llegó al extremo de “suspender” una asamblea en el Banco Nación ingresando a su casa central el cuerpo de caballería. Más de un millar de huelguistas fueron encarcelados en el Departamento Central de Policía y en las cárceles de Devoto y Caseros en la ciudad de Buenos Aires. Desde el primer día son allanadas las sedes de la AB y el Sindicato del Seguro e intervenido el Instituto de Servicios Sociales que estaba presidido por un trabajador bancario.

    Frente a la huelga el Presidente Frondizi promulgó el denominado “Decreto Blejer” por el que, ilegalmente, establece la modificación de la Ley de Estabilidad y Carrera Bancaria. Pasan a ser “faltas injustificadas” las inasistencias que se produjeran en razón de huelgas declaradas ilegales. Se extiende el plazo para alcanzar la estabilidad propia de la Ley 12637 de seis meses a 5 años. El gobierno adopta represalias, interviene la Asociación Bancaria y detiene a numerosos dirigentes y afiliados. 6.200 bancarios son declarados cesantes.

    Luego de la huelga la mujer comenzó a tener una creciente participación en los planteles laborales de los bancos.

    Durante 7 años la Asociación Bancaria no convocó a ninguna medida de fuerza de alcance nacional. Eso sí, los cesantes se organizarían en una Comisión Central de Cesantes iniciando una lucha, por la vuelta al puesto de trabajo, que hizo historia.