• martes 14 julio 2020 Año del General Manuel Belgrano

    28-06-2020

    28 de junio de 1966 | Derrocamiento del Presidente Arturo Illia



    Hacia junio de 1966, el comodoro retirado Juan José Güiraldes, director de la revista Confirmado  decía: “Si para salvar…la constitución, un nuevo gobierno debe negarla de inmediato, habrá que optar”. Era la confirmación de que un nuevo golpe cívico militar estaba en marcha.

    Sólo tres años atrás, el 7 de julio de 1963, Arturo Illia había sido electo presidente de la Nación, con el Peronismo y Perón proscriptos. Las elecciones de 1963 originadas en el derrocamiento del Presidente Arturo Frondizi, por imposición de las Fuerzas Armadas, marcaban también la debilidad del sistema partidario: una atomización de fuerzas había dado apenas un 25% de los votos para la fórmula ganadora, con la mayoría proscripta.

    El gobierno de Illia, un hombre de indudable bonhomía, “custodiado” por las Fuerzas Armadas, tuvo un rumbo errático, imposibilitado –por su debilidad intrínseca (una escasa cantidad de votos y una negativa  a conformar alianzas)– de consolidar siquiera aquellas medidas que intento y coincidían con el anhelo popular, como la anulación de los contratos petroleros, la ley de medicamentos y cierta inicial reactivación económica.

    El general Julio Alsogaray, de grandes contactos con la diplomacia norteamericana, desalojó personalmente al presidente de la Casa Rosada, tras un tenso careo en los despachos. Apenas alguna manifestación en Córdoba intentó detener lo inminente. Recordamos la escena que tuvo lugar en el despacho de la Casa Rosada, cuando Illia enfrentó, con gran honestidad y entereza, prácticamente en soledad, el desalojo militar.

    Fuente: Inédito, 21 de junio de 1967; en Marcelo Cavarozzi, Autoritarismo y democracia, Buenos Aires, Editorial Eudeba, 2004, págs. 153-155.

    En la ciudad de Buenos Aires, siendo las 5.20 horas del día 28 de junio de 1966, en el despacho del Excelentísimo Señor presidente de la Nación Argentina, doctor Arturo U. Illia, se encuentran reunidos acompañando al Primer Magistrado ministros, secretarios de Estado, secretarios de la presidencia, subsecretarios, edecanes del señor presidente, legisladores, familiares y amigos.

    El señor presidente de la República se encuentra firmando un documento, mientras que un colaborador aguarda a su lado para hacerse dedicar una fotografía. En ese instante irrumpe en el despacho un general de la Nación, precedido por el jefe de la Casa Militar, brigadier Rodolfo Pío Otero, una persona civil y algunas otras con uniforme militar. El mencionado general se ubica sobre el lado izquierdo del señor presidente y pretende arrebatar una fotografía que el doctor Illia se apresta a firmar…

    El presidente de la República impide con gesto enérgico semejante actitud, produciéndose entonces el siguiente diálogo:

    General: ¡Deje eso! ¡Permítame…!

    Varias voces: ¡No interrumpa al señor presidente!

    Presidente: ¡Cállese! ¡Esto es mucho más importante que lo que ustedes acaban de hacer a la República! ¡Yo no lo reconozco! ¿Quién es usted?

    General: Soy el general Alsogaray.

    Presidente: ¡Espérese! Estoy atendiendo a un ciudadano. ¿Cuál es su nombre, amigo?

    Colaborador: Miguel Ángel López, jefe de la secretaría privada del doctor Caeiro, señor presidente.

    Presidente: Este muchacho es mucho más que usted, es un ciudadano digno y noble. ¿Qué es lo que quiere?

    General: Vengo a cumplir órdenes del comandante en jefe.

    Presidente: El comandante en jefe de las Fuerzas Armadas soy yo; mi autoridad emana de esa Constitución, que nosotros hemos cumplido y que usted ha jurado cumplir. A lo sumo usted es un general sublevado que engaña a sus soldados y se aprovecha de la juventud que no quiere ni siente esto.

    General: En representación de las Fuerzas Armadas vengo a pedirle que abandone este despacho. La escolta de granaderos lo acompañará.

    Presidente: Usted no representa a las Fuerzas Armadas. Sólo representa a un grupo de insurrectos. Usted, además, es un usurpador que se vale de las fuerzas de los cañones y de los soldados de la Constitución para desatar la fuerza contra el pueblo. Usted y quienes lo acompañan actúan como salteadores nocturnos que, como los bandidos, aparecen de madrugada.

    General: Señor pres… Dr. Illia…

    Varias voces: ¡Señor presidente! ¡Señor presiente!

    General: Con el fin de evitar actos de violencia le invito nuevamente a que haga abandono de la Casa.

    Presidente: ¿De qué violencia me habla? La violencia la acaban de desatar ustedes en la República. Ustedes provocan la violencia, yo he predicado en todo el país la paz y la concordia entre los argentinos; he asegurado la libertad y ustedes no han querido hacerse eco de mi prédica. Ustedes no tienen nada que ver con el Ejército de San Martín y Belgrano, le han causado muchos males a la Patria y se los seguirán causando con estos actos. El país les recriminará siempre esta usurpación, y hasta dudo que sus propias conciencias puedan explicar lo hecho.

    Persona de civil: ¡Hable por usted y no por mí!

    Presidente: Y usted, ¿quién es, señor…?

    Persona de civil: ¡Soy el coronel Perlinger!

    Presidente: ¡Yo hablo en nombre de la Patria! ¡No estoy aquí para ocuparme de intereses personales, sino elegido por el pueblo para trabajar por él, por la grandeza del país y la defensa de la ley y de la Constitución Nacional! ¡Ustedes se escudan cómodamente en la fuerza de los cañones! ¡Usted, general, es un cobarde, que mano a mano no sería capaz de ejecutar semejante atropello!

    General: Usted está llevando las cosas a un terreno que entiendo no corresponde.

    Dr. Edelmiro Solari Yrigoyen: ¡Los que somos hijos y nietos de militares nos avergonzamos de su actitud!

    Presidente: Con este proceder quitan ustedes a la juventud y al futuro de la República la paz, la legalidad, el bienestar…

    General: Doctor Illia, le garantizamos su traslado a la residencia de Olivos. Su integridad física está asegurada.

    Presidente: ¡Mi bienestar personal no me interesa! ¡Me quedo trabajando aquí, en el lugar que me indican la ley y mi deber! ¡Como comandante en Jefe le ordeno que se retire!

    General: ¡Recibo órdenes de las Fuerzas Armadas!

    Presidente: ¡El único jefe supremo de las Fuerzas Armadas soy yo! ¡Ustedes son insurrectos! ¡Retírense!…

    Perlinger: Señor Illia, su integridad física está plenamente asegurada, pero no puedo decir lo mismo de las personas que aquí se encuentran. Usted puede quedarse, los demás serán desalojados por la fuerza…

    Presidente: Yo sé que su conciencia le va a reprochar lo que está haciendo. (Dirigiéndose a la tropa policial.) A muchos de ustedes les dará vergüenza cumplir las órdenes que les imparten estos indignos, que ni siquiera son sus jefes. Algún día tendrán que contar a sus hijos estos momentos. Sentirán vergüenza. Ahora, como en la otra tiranía, cuando nos venían a buscar a nuestras casas también de madrugada, se da el mismo argumento de entonces para cometer aquellos atropellos: ¡cumplimos órdenes!

    Perlinger: ¡Usaremos la fuerza!

    Presidente: ¡Es lo único que tienen!

    Perlinger (dando órdenes): ¡Dos oficiales a custodiar al doctor Illia! ¡Los demás, avancen y desalojen el salón! Noche aciaga para el Pueblo Argentino.

    Luego asumiría como Dictador el General Juan Carlos Onganía.

    Fuente: www.elhistoriador.com.ar